Dilatación y Legrado uterino

Zona del cuerpo diagnosticada:

Revestimiento interno de la cavidad uterina (endometrio)

Descripción:

Raspado del endometrio cuando hay evidencias de anomalías uterinas.

Información:

El endometrio es el nombre que recibe la capa de tejido interno del útero. Es en este tejido donde anida el embrión cuando se produce el embarazo y que, en caso de que no lo haya, se descama una vez al mes dando lugar a la menstruación. La citología vaginal es la prueba diagnóstica base en la detección precoz del cáncer de útero. Si tras el estudio del frotis vaginal se detecta la presencia de células malignas o precancerosas, se procede a la extirpación de un pequeño fragmento del cuello del útero (biopsia de útero) y, más profundamente, del endometrio (biopsia de endometrio), con el fin de hacer un rastreo de hasta donde alcanza la lesión.

En los casos en los que las lesiones alcancen la capa interna del útero, es cuando se procede a realizar el legrado uterino: raspado de todo el endometrio para evitar que las células malignas proliferen.

Además de para diagnosticar y tratar las lesiones endometriales como cáncer y/o pólipos, el legrado también es útil en el tratamiento de hemorragias uterinas anormales que no responden a medicación.

¿Cómo se realiza la prueba?

Antes de someterse a la prueba, la paciente deberá vaciar la vejiga, no mantener relaciones sexuales en las 24horas anteriores y estar fuera del periodo menstrual. El legrado puede realizarse con anestesia local o general. En el caso de ser general, acudir en ayuno de entre ocho y doce horas.

Si la paciente está tomando fármacos antiagregantes, convendrá suspenderlos unos días antes de la prueba, según indicaciones de su médico.

Durante la prueba, la mujer permanece en posición ginecológica. El médico le introduce un espéculo en la vagina para poder acceder al cuello del útero. Se procede a la dilatación de la cavidad uterina y a la introducción de un instrumento en forma de cuchara que servirá para extraer el endometrio. Si la prueba se realiza con anestesia local, es aconsejable administrar un tranquilizante a la paciente con el fin de que se encuentre lo más relajada posible. De esta manera, los músculos de la pelvis no estarán en contracción, muy importante a la hora de disminuir la sensación de malestar o dolor con la introducción del instrumental.  La duración de la prueba no suele ser superior a 15-20 minutos. Una vez finalizado, la paciente permanecerá tumbada unos minutos o más, en función de la anestesia empleada hasta que se encuentre bien.

Tras someterse a un legrado, la paciente deberá evitar las relaciones sexuales y el uso de tampones o duchas vaginales durante las dos semanas posteriores, con el fin de evitar posibles hemorragias.

¿Existen riesgos?

El legrado uterino entraña un riesgo, aunque poco frecuente, de perforación o lesión del útero, así como infecciones o hemorragias ginecológicas. Cuando la paciente es una mujer de edad avanzada, el legrado puede resultar más doloroso, pues la vagina y el cuello del útero son menos elásticos y más estrechos.

seguros salud adeslas

Un comentario

  1. luz says:

    Muy interesante y clara la informacion

Deja tu comentario

© 2017 Análisis Clínicos y Pruebas de Laboratorio. Todos los derechos reservados.

La información médica que ofrece analisisclinico.es tiene carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir el consejo, la opinión y la recomendación de un profesional sanitario. Cualquier decisión relativa a la salud deberá ser tomada y llevada a cabo por un profesional sanitario, puesto que se consideran como únicas las características del paciente.