Electrocardiograma (ECG)

Zona del cuerpo diagnosticada:

Corazón

Descripción:

Estudio de la actividad eléctrica del corazón con el fin de detectar anomalías en la función cardíaca.

Información:

Las células del corazón están en continua actividad. Los movimientos alternos de contracción (sístole) y relajación (diástole) son los que constituyen el ciclo cardíaco. Estos movimientos se dan gracias al flujo constante de iones (sodio, potasio, cloro y calcio) entre el interior y el exterior de las células, los cuales generan pequeñas corrientes eléctricas capaces de provocar la actividad cardíaca.

Mediante el ECG y a través de unos electrodos, se puede representar gráficamente esta actividad eléctrica. Los electrodos captan, amplifican y registran sobre papel milimetrado las señales asociadas a la actividad eléctrica del corazón, permitiendo así hacer una evaluación de la función cardíaca. Cada una de las señales que se reflejan en el gráfico está relacionada con una actividad.

El ECG es un método diagnóstico útil para:

  • Diagnosticar lesiones en el músculo cardíaco (miocardio) que se hayan generado a posteriori de un infarto.

  • Identificar si la causa de un dolor torácico es de origen cardíaco: cuando las arterias coronarias se ven obstruidas, se produce una falta de riego sanguíneo en el corazón provocando angina de pecho (si la obstrucción es transitoria) o infarto de miocardio (si la obstrucción es definitiva.

  • Detectar arritmias cardíacas. El ECG sólo podrá detectar aquellas arritmias que estén presentes en el momento de hacer la prueba. Si se trata de arritmias paroxísticas (van y vienen) es preferible someter al paciente a un ECG tipo Holter.

  • Evaluar el buen funcionamiento de un tratamiento con medicamentos que actúen sobre la función cardíaca (p.e., antiarrítmicos), así como de un marcapasos.

  • Valorar otras posibles causas de insuficiencia cardíaca: dilatación excesiva de los ventrículos, mal funcionamiento de las válvulas…

¿Cómo se realiza la prueba?

El paciente deberá acudir a la consulta sin haber realizado ejercicios físicos intensos ni haber tomado sustancias excitantes (café, bebidas de cola, tabaco…) para evitar resultados anómalos.

Se tumbará en una camilla vestido sólo con ropa interior. El técnico le aplicará el gel conductor en las zonas donde irán los electrodos (muñecas, tobillos y seis más a lo largo de la mitad izquierda del pecho). Los electrodos son pequeñas placas metálicas que se fijan a la piel mediante ventosas. Si el paciente es varón, es posible que se le rasure el vello de la zona para favorecer la adhesión.

Una vez colocados, el paciente deberá relajarse y mantenerse inmóvil y en silencio, respirando normalmente mientras se van registrando las señales. La prueba no dura más de cinco minutos.

Se retiran los electrodos y se da por finalizada la prueba. El paciente podrá irse a casa a no ser que los resultados reflejen una situación de urgencia o que sean dudosos, en cualquier caso se volverá a repetir pasados unos minutos.

El resultado se obtiene mediante la valoración de las diferentes partes del gráfico. A cada una de las fases del ciclo cardíaco le corresponde una señal diferente.

electrocardiiograma normalOnda P= paso de la corriente eléctricas por las aurículas

Complejo QRS= Es la suma de la onda Q, la onda R y la onda S, y refleja el paso de corriente por los ventrículos.

Onda T= fase de repolarización de los ventrículos. Refleja el período de descanso de los ventrículos entre las contracciones.

Según sea su aspecto reflejará la patología que sufre el paciente

¿Existen riesgos?

Es un método diagnóstico rápido, indoloro y sin efectos secundarios para el paciente. De hecho, es una prueba de rutina que se puede realizar tantas veces como sea necesaria.

seguros salud adeslas

Deja tu comentario

© 2017 Análisis Clínicos y Pruebas de Laboratorio. Todos los derechos reservados.

La información médica que ofrece analisisclinico.es tiene carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir el consejo, la opinión y la recomendación de un profesional sanitario. Cualquier decisión relativa a la salud deberá ser tomada y llevada a cabo por un profesional sanitario, puesto que se consideran como únicas las características del paciente.