Urografia intravenosa

Zona del cuerpo diagnosticada:

Riñones, vejiga y vías urinarias.

Descripción:

Estudio radiológico de los riñones y de las vías urinarias tras la inyección de una sustancia radiopaca.

 

Información:

 La urografía es una prueba muy utilizada en urología dado que permite detectar con facilidad todo tipo de alteraciones en el aparato urinario:

  • Anomalías en la morfologia y el funcionamiento de los riñones, vejiga y uréteres.
  • Buscar el causante de una obstrucción urinaria (cálculos, hidronefrosis…).
  • Diagnosticar las posibles causas renales que provoquen dolor pélvico y hematúria.
  • Detección de tumores e infecciones renales.

Para poder realizar la prueba es necesario administrar al paciente un contraste endovenoso, el cual, combinado con rayos X, nos permite obtener imágenes de la morfología y el funcionamiento del aparato urinario.

El mecanismo es el siguente: El contraste, generalmente es un producto yodado, es eliminado a través del riñón. Transcurridos de dos a cinco minutos desde que es inyectado, comienzan a realizarse radiografías secuenciales a medida que el contraste va avanzando. Este hecho es el que hace posible visualizar el sistema urinario en su totalidad para poder ir apreciando el tamaño, forma y estructura de todos sus elementos.

¿Cómo se realiza la prueba?

Para que pueda realizarse con éxito, el paciente deberá estar sometido a una dieta especial durante las cuarenta y ocho horas prévias. Dicha dieta ha de ser pobre en residuos y rica en líquidos para asegurar que los intestinos esten lo más límpios posibles, de lo contrario enmascararían el aparato urinario y no sería posible visualizarlo con los rayos X. El día anterior a la prueba se administrará un enema o una solución evacuante como coadyuvante del proceso de limpieza. Por últimos, en las seis horas previas se respetará el ayuno de alimentos sólidos.

La urografía se realiza en una sala de rayos X. El paciente entra en la sala sólo con una bata y se tumba en una camilla. Se le realiza una primera radiografía para evaluar si se ha hecho correctamente la limpieza de intestinos y así localizar los riñones. Si el resultado es positivo, se procede a inyectar en vena, ya sea de la mano o del brazo, el contraste. Pasados unos cinco minutos comienzan a realizarse radiografías en intervalos de varios minutos. Cuando el contraste ya ha llegado al final, se hace orinar al paciente y se realiza la última radiografía para ver si la vejiga se vacía correctamente.

La prueba puede durar entre una hora y una hora y media, dependiendo de la velocidad de filtrado del riñón y la de vaciado de la vejiga.

¿Existen riesgos?

Como todas las pruebas en las que se administra un contraste endovenoso, el paciente será informado de dichos riesgos y deberá firmar un consentimiento para ser sometido a la prueba. Los riesgos más comunes son náuseas, vómitos o enrojecimiento de la piel de la cara, aunque no revisten gravedad. Los pacientes diabéticos, asmáticos o con historial de reacciones alérgicas deberan informar al médico, ya que en estos casos es aconsejable utilizar otros métodos alternativos como, por ejemplo, el TAC o la ecografía abdominal.

seguros salud adeslas

Deja tu comentario

© 2017 Análisis Clínicos y Pruebas de Laboratorio. Todos los derechos reservados.

La información médica que ofrece analisisclinico.es tiene carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir el consejo, la opinión y la recomendación de un profesional sanitario. Cualquier decisión relativa a la salud deberá ser tomada y llevada a cabo por un profesional sanitario, puesto que se consideran como únicas las características del paciente.